martes, 20 de enero de 2015

No me hables de casualidades porque no es casualidad que te esté escribiendo.
Decían que tú y yo éramos el día y la noche, pero se equivocaban.

Yo soy la noche cuando te leo, y soy el día cuando hablo con él aunque sea precisamente él mi día y mi noche.

lunes, 19 de enero de 2015

Los tatuajes también sirven para olvidar

No sé que pretendes intentando borrar tus huellas si las hiciste imborrables en la piel. Olvídate de papeles.

Olvídate también de las casualidades, olvídate del destino que sólo intenta confundirnos. Olvídate de lo que pudo ser y no fue aunque no puedas. Hazlo.

Ya no hay pistas ni despistes.

Han pasado muchos años, demasiados para nosotros aunque sigamos recordando aquel beso traicionero.

Esta huella ya se ha hecho cicatriz de esas que se tapan con la tinta. Hazla de colores, trátala con el mismo amor que te la provocó, protégela, porque es lo único que queda de nosotros dos.