sábado, 18 de febrero de 2017

Papá y mamá

El único secreto es quererse. Tú lo has dicho mamá.

Hay dos personas en mi vida que llevan mucho tiempo encarnando a los mejores héroes que jamás hayan podido existir. Son esas personas que hacen que cualquiera pueda creer en el amor verdadero, en ese amor que siempre cuidará de ti.

Ellos son más fuertes que nadie, pero de una forma muy diferente.

Son su mutua debilidad.


Yo también quiero eso para mí, mamá. Quiero que pasen décadas y se le siga poniendo cara de tonto cuando hable de mi. Quiero que siga adorando verme dormir aunque lleve más de media vida durmiendo a mi lado. Quiero que su único objetivo de futuro sea mi felicidad, aunque eso implique que él no esté.

Quiero que mi cuerpo cambie con la edad y me siga viendo la mujer más guapa de la tierra. Que se le caiga la baba conmigo. Que pasemos juntos mil horas y nunca se canse de mi.

Pero sobretodo mamá, quisiera corresponderle tan bien como tú lo haces.


Gracias por enseñarme que la vida puede ser eso.

miércoles, 11 de enero de 2017

Es difícil no preguntarse el por qué de esas cosas tan extrañas que suceden en la vida. El cómo dos personas que alguna vez fueron dos absolutos desconocidos, de repente se encuentren, y decidan compartirla. Conscientes de alguna manera, de que no serían igual de felices si lo hicieran con otra persona.

Son esas cosas tan extrañas que hacen que de entre miles de millones de personas, sólo necesites estar con una.
Esas cosas extrañas que hacen que esa persona, entre esas miles de millones de personas, también te necesite a ti.

A una completa desconocida.

sábado, 5 de marzo de 2016

Cuando te dije te quería dejé en tus manos la responsabilidad más grande. Te confié el poder de cuidarme, y el poder de destruirme.

viernes, 27 de noviembre de 2015

No quiero verte y no quiero tocarte. Lo que quiero es que te hagas pedazos igual que yo. Que se te crucen los sentidos y se te enmarañe el corazón.

martes, 15 de septiembre de 2015

De Débil para Fuerte.

En mi cabeza todo está perfectamente dispuesto. En mi cabeza soy una piedra. Soy inquebrantable. En mi cabeza no existen las debilidades y mi fuerza es superior a ti.
Es allí donde te pienso, donde busco y provoco tus defectos, donde logro hacerte frente antes de que me rompas con tus palabras.
Cada día te niego al menos una vez, pero no pasan dos minutos antes de volver a necesitarte irremediablemente.
Eres tú quién me da la vida, el mismo que me la quita. Quién me roba esta sonrisa y me la borra después.

Tú me atas con cuerdas invisibles, yo las rompo a escondidas, y a escondidas las vuelvo a coser.

martes, 12 de mayo de 2015

Aprender a resucitar

Yo no quería hacer daño a nadie.

Yo quería ser el ave fénix que arde y que más tarde vuelve a sentir las llamas.

Quería dejar de sentir que no sentía nada.

Quería olvidarme del vacío de mis entrañas. Volver a sufrir y a morir por amor.

Volver a hacer de corazón tripas y de tripas corazón.

Dejar de dejar corazones rotos por el camino y encontrarte.