domingo, 27 de julio de 2014

¿Y tu alma de poeta?

Es que no te entendía, y mira que lo intentaba.
Ni tan si quiera tus letras me dejaban descubrirte.

Sigo pensando en ello aunque no quiera, necesito saber qué es eso que escondes hasta de ti mismo y que no me permite conocerte. Lo más probable es que hayas perdido tu oportunidad por haberte acobardado, al fin y al cabo los secretos le hacen a uno más débil y tú mismo eres un completo y cimentado secreto.
Auque te apoyes en ello para hacerme creer que te rodea un aura de misterio y así las ganas de resolverlo me acerquen a ti, no vas a poder conmigo. Por que sé que para ti yo también soy una adivinanza pendiente y tengo tanto orgullo como ganas de besarte.

Si vas a adivinarme empieza por sacar valor para intentarlo porque no seré nada fácil, y después, utilízalo bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario